1 de agosto de 2017

CELEBRATION.-CELEBRACIÓN: Fotografías de la chicha Guna

103 pp. Panamá: Smithsonian Tropical Research Institute, Congreso General de la Cultura Guna. ISBN: 978-9962-12-231-9.

El profesor James Howe aborda en este libro el tema de la celebración de la chicha[1] guna, concretamente, marcaban ritualmente la madurez de una niña o los rituales de la pubertad. Este trabajo es un producto de las fotos tomadas en 1970 (unas cuantas más en 2 principalmente en dos islas: Digir y Niadup). De plano, el autor nos hace saber que la publicación de esta obra se hizo con la anuencia tanto de las autoridades así como de las personas fotografiadas. Posteriormente, el profesor Howe contó con la licencia de las dos islas para exhibir y publicar las fotografías. En 2011, en el Museo del Canal Interoceánico, de la ciudad de Panamá.

Esta obra está dirigida tanto a especialistas en los estudios de la antropología como a aquellos que por curiosidad o por cultura quieren acercarse a la cultura dule. Asimismo, Celebración no solo es un libro de consulta para investigadores sino que también es un manual para docentes que se dedican a la enseñanza de los comportamientos culturales relacionados con los ritos. Esto lo refrenda la destacada trayectoria que James Howe ha seguido en el campo de la investigación y su reconocida experiencia como docente y autor de diversas obras dedicadas al estudio de la nación dule. El profesor Howe es un connotado antropólogo estadounidense, que, durante 40 años, se ha dedicado al estudio de la cultura dule de Panamá hasta tal punto que hay jóvenes dules que han hecho de su libro A People who would not kneel: Panama, the United States, and the San Blas Kuna (1998), su libro favorito.

El libro que aquí reseñamos está compuesto por once capítulos. Cada capítulo lleva un título que explica el desarrollo del rito.

Capítulo 1: El Archipiélago Guna.

En el capítulo de introducción, nos hacer viajar un poco en el tiempo, desde que un europeo dejara constancia de este rito. Nos referimos a lo anotado por el explorador galés bucanero y corsario pirata y cirujano Lionel Wafer (1640-1705). De este rito dice el profesor Howe que este rito ya se celebraba hacía aproximadamente más o menos unos 200 años antes que Wafer lo conociera. Nos cuenta el emérito profesor del Massachusetts Intitutite of Technology (MIT) que este rito basándose en las informaciones de sus maestros, que un héroe llamado Ibelele o Dad ’Ibe lo instituyó el primer inna en honor a su hermana e igualmente lo utilizó en cierta ocasión como un arma de guerra contra los enemigos. Entre los argumentos que presenta Howe, nos dice que durante cierto tiempo el rito había desaparecido, pero hubo un tiempo en que volvió gracias a otra de las deidades conocida como Ibeorgun. La renovación hecha por Ibeorgun tenía doce versiones de los cantos y de los ritos. En la práctica el rito comienza a los cuatro meses de nacida la niña. No olvidemos que este rito es solo para niñas.

Capítulo 2: Convirtiéndose en Señorita

En este capítulo nos enteramos que cuando una niña pasa a ser señorita, el padre anuncia a la comunidad esta nueva, a fin de que al día siguiente los hombres contribuyan con el aporte de haces de hojas de bijao, unas hojas que van a ser utilizadas en el rito. El uso de esta es de valor simbólico por su textura. En este momento también los hombres terminan de construir un pequeño recinto, donde ha de estar la núbil por los cuatro días de su encierro. El recinto se llama surba, que metafóricamente podemos traducir por el recinto de las purificaciones. La construcción del surba está a cargo de los hombres. Esta hojas se caracterizan por tener una cara plateada y otra cara “normal”: la cara plateada estará mirando hacia afuera, y, la verde normal, hacia adentro. Lo que no ha de faltar nunca son los bebestibles no alcoholizados, que bien puede ser café o bebida de cacao y pan. Un cayuco de medio cuerpo ha de estar fuera del surba, en el que las mujeres han de echar agua para que la núbil se esté aseando constantemente. Dice el profesor Howe:

 “Durante los días de los baños se envía a alguien a un arrecife o río cercano a buscar un par de cangrejos hembra y macho, que son utilizados para adivinar el futuro de la niña si a la hora de extraerlos de su hueco ambos muestran resistencia significa que la niña sufrirá en el parto. Colocados en un paila los cangrejos serán  observados de cerca para ver si pelean, si uno es notablemente más agresivo que el otro, o si uno o ambos se escapan- todos estos gestos y comportamientos están  relacionados con la futura felicidad conyugal de la muchacha (p. 27)”.[2]

El cuarto y último día, los especialistas en el corte de jagua salen a la tierra firme en busca de ellas. Alredores del árbol hay un rito para pedir permiso al árbol ya que de él han de sustraer las frutas. Al terminar esta labor, comen de lo que trajeron y una porción la dejan al árbol. En la noche se procede a pintar a la núbil. La ceremonia termina con la ingesta de una sopa.

Capítulo 3: Preparando El Camino

En el pretérito, los padres se preparaban con antelación para celebrar este rito, de carácter pantagruélico, por la abundancia de comida, bebida y jolgorio. Incluso, muchas veces los isleños iban a los pueblos de la cordillera en procura de carne de monte. El calendario de este rito está en manos de los denominados “los jefes del inna”. Una de las cosas que llama la atención es que todas las carnes se conservan de forma ahumada. Otra de las cosas que llama la atención es que hay equipos de amigas que cosen sus morras[3]iguales para lucirlas durante los días de fiesta. Es importante recalcar que todo el instrumento que se han de utilizar durante este rito deben ser nuevos. Siempre en el preterido (aún cuando se sigue practicando) es que todos los habitantes de la isla deben aportar lo que se necesita para la fiesta: guineo, pescado, leña, caña de azúcar. Esta contribución es anotada en un cuaderno por los encargados de llevar la cuenta.

Para un día señalado, al son de una caracola, los hombres se levantan a las 3:00 a.m., y cada grupo se dirige donde se encuentran los trapiches para estrujar las cañas, cuyo jugos cen en un recipiente. Estos jugos se transportan a una casa designada para el caso y se vacían en unas pailas gruesas y pesadas. El cocido del jugo de la caña es un deber de las mujeres, quienes son ayudados por los hombres que son los encargados de empujar las leñas al fogón.

En este proceso el experto en la elaboración del inna cata su calidad y decide cuánto más necesita de los elementos embriagantes. El líquido cocido y tibio se escancia en una tinaja, se tapa con bijao y así se queda por unos diez días. Pasado ese día, hay un día para catar, para ver qué tal va la fermentación. Ese día se declara cuando se ha de celebrarla fiesta

Capítulo 4: Animales, Espíritus Y Humanos

En este capítulo, el profesor Howe nos dice que los dules[4] habitan dos mundos: uno de ellos es visible y otro es invisible. Seguidamente aclara muy bien los tipos de aves y carne de monte que deben ser consumidos. Además explica por qué han de ser esos animales.

Capítulo 5: El día inicial

El profesor nos habló ya de la “chicha de noche”[5]. Durante el primer día del in̅a se mezcla la acción colectiva con la colectiva. Lo que dice el profesor Howe es que los detalles y las secuencias del primer día varían de manera significativa de un pueblo a otro, aunque los eventos siempre son parecidos.

Ese primer día el pueblo se levanta temprano. Las mujeres se encargan de cocinar, generalmente, bebida no fermentadas, A la núbil se le encierra en el recinto surba.

El primer día del rito comienza la descripción. Ese día se arman todos los elementos que se han de usar sobre el evento. Cuando yo todo esté armado la gente se va a tomar un baño y tocarse de nuevos vestidos, engalanados para el evento.

Capítulo 6: El Brindis Comunitario

Este capítulo ostenta el dicho “beber chicha es un acto eminentemente social”. Hay que tener en cuenta que el in̅a[6] (chicha en los textos castellano e inglés) el jugo de caña está en las tinajas de barro, que se encuentran en le in̅anega-el hogar del in̅a. Antes de entrar al recinto del in̅a.  , la gente se pinta la cara y los pies. Cuando todo el pueblo se encuentre ubicado dentro del recinto del in̅a, el líder de la comunidad habla en términos de que se porten bien. Después de abren las tinajas: la gente va en pequeños grupos. Una banda de servidores, al son de un ritmo de bailes, llenan las totumas y así, bailando les entrega a los bebedores quienes van de turno o de ronda en ronda. La nota llamativa de esta parte es que cuando terminan de beber, voltean la totuma para demostrar que han bebido hasta la última gota.

En este capítulo el profesor Howe aprovecha el momento para hacer las comparaciones de fiestas rituales entre las naciones del Amazonas y los ayllu de los Andes.

Capítulo 7: la señorita y la flauta

De partida, el profesor Howe nos explica en este capítulo que hay un rito llamado “la chicha de noche” y una “chicha larga”. La chica de noche es un rito de un solo día, en tanto que, la larga dura entre tres a cuatro días. Uno de los aspectos interesantes a observar en este capítulo es el manejo del lenguaje. En este sentido, el lenguaje es visto desde el punto de vista de la sociolingüística. “Qué cantan los flautistas es un misterio, interpretando en un lenguaje especial, su canto es del todo inteligible, excepto para ellos, la flauta y los espíritus que o escuchan.  En este capítulo se nos describe cómo se desarrolla el canto ritual. En resumen ¿qué cantan los flautistas? Los cantos, para los pocos que los entienden, reflejan las acciones   y los protagonistas de las ceremonias, cuentan la vida y el desarrollo de la joven, la elaboración de la chicha, los preparativos de su familia y las etapas sucesivas en todos los eventos, todo esto presentado con atención a los particulares de su caso. En esta parte, del desarrollo del canto y del rito, “en un momento señalado” cuando se llega a un canto particular en el ciclo, los flautistas le dan un nombre formal a la joven.

El rito termina cuando a la joven la pelan al rape y así entra adornar parte de la sociedad civil.

Capítulo 8: interpretación y emoción.

El profesor Howe ha venido hablando de la cultura en lo de la pareja de dos en dos: “La chicha combina lo oficial y lo no oficial, lo colectivo y lo individual, lo sagrado y lo profano”. El escenario nos presenta tres actantes: los flautistas que cantan; le pueblo que se dedica a la fiesta con la bebidas y los abstemio que se dedican a ver la fiesta[7].

El profesor Howe recurre a la historia al hacernos conocer que la fiesta del in̅a es una ocasión para la interpretación ostentación al igual que para la incesante plática y se aprovechan para bailar.

Capítulo 9: Bailando

Aquí el profesor nos describe el momento del baile: los flautistas cantan y la gente baila. Son bailes que imitan a los animales- cuzu y otros animales-. Un tipo de baile que nos dejó Howe y lo constata por medio de las fotografías es el baile de la ortiga. Les he preguntado a muchos de mis amigos, hasta ahora ninguno lo ha visto. Al mismo Howe dice “ha sido abandonado en muchas aldeas”.

Capítulo 10: Terminando

Aquí está el resumen de la ceremonia, que termina con el Baile del Agutí. Se cierra la casa del inna y ya.

Capítulo 11: Viéndose a sí mismos.

Este es el epílogo del libro. Howe hace una remembranza de un acto realizado en el mes de abril y mayo de 2001, respecto a la exposición de las fotos que se montó el Museo del Canal Interoceánico de la ciudad de Panamá.

Para finalizar

La antropología visual


[1] En dulegaya (o el idioma guna) no existe la palabra chicha, la palabra con la que se designa la chicha es “inna”. Existe otra palabra que es sisa que a leguas suena a chicha, cuyo significado es licor.
[2] Curiosamente los cangrejos no fueron fotografiados, es decir, no aparecen en este libro que comentamos. En 1975, el documentalista Pierre-Dominique Gaisseau filmó su God is a woman, un documental sobre los ritos de la nación Dule. El documental fue filmado en Usdup. Durante la filmación Gaisseau habló de los cangrejos. Cuando les pregunté a los saglas, que deberían ser ciudadanos mayores de 60 años y más, todos ellos me dijeron no haber visto nunca ese episodio; lo que me dijeron fue que posiblemente en el pasado sí se hubiese practicado, por eso , el documental tampoco aparece los famosos cangrejos mencionados.
[3] Mola es cualquier tela o camisa o T-Shirt y es con esta palabra que Mola conque las morras se han hecho famosas.
[4] Hay que tener presente que nosotros nos llamamos DULE (persona) y no Guna o Gunas (tierra). Nuestra patria es DULE-nega; nuestro idioma: DULE-gaya; nuestra comida: DULE-masi; nuestras mujeres: DULE-Ome; nuestros hijos: DULE-mimmi. DULE es nuestro endónimo o autónimo, en tanto que Guna, Cuna o Kuna es un exónimo.
[5] Inna mutikid o el in̅a de noche.
[6] N̅=nn.
[7] Una noche estando en México en casa del Indio Fernández, una persona me contaba que en cierta ocasión llegaron las amistades del cineasta para pasar la Noche de los Muertos. La gente se fue agrupando según sus aficiones: los bebedores con los bebedores; los fumones con los fumones, y los sobrios con los sobrios. Me decían mi interlocutor que tanto los bebedores como los fumones parecían gozar del encuentro, en tanto que los sobrios tenía la cara estirada de lo aburrido que se encontraban.

2 comentarios:

  1. Quantum Binary Signals

    Get professional trading signals delivered to your mobile phone every day.

    Start following our signals right now & earn up to 270% a day.

    ResponderEliminar