9 de junio de 2015

SIAGWA (THEOBROMA CACAO): NUESTRA VIDA

Geodisio Castillo

Siagwa o cacao (Theobroma cacao) sigue siendo parte de nuestra cultura, es el espíritu que anima la vida del pueblo dule y será parte de la economía de Gunayala. Por lo tanto, es necesario realizar un estudio o análisis de la situación actual y perspectivas del siagwa de Gunayala.
 
Planta de siagwa en Orosdub. Foto: Gubiler, 2013
Durante la historia se han visto cambios muy drásticos en la producción del siagwa que se encuentran directamente ligados con los efectos del clima y los controles de plagas y enfermedades, y por falta de mantenimiento.

El agricultor dule por su parte entiende la importancia del siagwa con mayor valor agregado, donde no solo pueda obtener ganancia, sino que tenga mayor incremento para uso doméstico, cultural y potencial para vender su producto tanto a nivel nacional como internacional. El déficit de granos en el mercado internacional abre paso a la comercialización internacional, tener mayor presencia y aumentar sus ventas (Panamá América, 2015). Gunayala ya adquirió el compromiso con la empresa CocoaWell, pero no debería ser la única.

Se debe notar que la eficiencia en la producción del siagwa comarcal se enfrenta totalmente a la enfermedad de escoba de bruja ((Moniliophthora perniciosa (Stahel) Aime y Phillips-Mora)) y monilia (Moniliophthora sp.), entre otros, la cual debe mejorar considerablemente, en este sentido no tenemos productividad (Castillo, 2013a).

Gunayala no solo se enfrenta a la crisis de siagwa, sino en general a la crisis alimentaria. Castillo (2013b), señala que hay oportunidades y estas hay que aprovecharlos, oportunidad de cambio y establecer el rumbo hacia nuevas metas, por el bienestar de la mayoría. Entonces, debemos que reconstruir y fortalecer nuestra gobernanza para enfrentar esta crisis alimentaria, de la que no escapamos.

ANTECEDENTES

Ante todo resulta interesante entender la evolución histórica del cultivo del siagwa planta originaria de Abiayala. Los mayas lo cultivaron hace más de 2500 años. El significado de la palabra siagwa o cacao (Theobroma cacao) en la lengua maya: Cac, quiere decir rojo, en referencia al color de la cáscara del fruto, Cau que expresa las ideas de fuerza y fuego.

Los aztecas aprendieron de los mayas el cultivo y su uso, llamaban “cacahuat” al siagwa y “xocolatl” la bebida aromática que se obtenía de sus frutos. Por aquel entonces el “xocolatl” era apreciado como reconstituyente que daba fuerza y despertaba el apetito sexual. Las semillas de siagwa también se utilizaban como monedas de cambio, costumbre que perduró mucho después de la invasión de los españoles, Hernán Cortés pagaba a sus soldados con cacao (Orellana Torres, 2012, citado por Trujillo, 2014).

Desde el punto de vista critico al siagwa, originario de Abiayala, no lo han valorado y no hay estrategias que posibiliten su posicionamiento de producción privilegiada; por el contrario es el África el mayor productor dado que se presentan ecosistemas favorables y condiciones económicas, sanitarias y políticas que permiten el desarrollo e incremento del cultivo e igualmente ocurre en el Asia.

Si el pueblo dule va a revalorizar al siagwa, por su valor espiritual, medicinal y alimento, debe tomar conciencia para proceder a facilitar espacios para la diversidad de este cultivo bajo condiciones favorables y aplicando los beneficios de las buenas prácticas agrícolas (Castillo, 2013a).

EL PROBLEMA: CLONACIÓN

Actualmente los conocimientos científicos y tecnológicos permiten la adquisición de clones favorables para obtener mayor producción y resistencia de las enfermedades específicamente la escoba de bruja y la moniliasis, pero lo importante son las buenas prácticas agrícolas, reduciendo en lo posible el impacto negativo y controlar el proceso de deterioro que genera en el cultivo estas enfermedades.

El clon se obtiene por reproducción asexual por cualquiera de sus formas, injerto, in vitro, acodo, entre otros. Conserva las características del donante y todos los hermanos son idénticos genéticamente hablando.

La reproducción vegetativa o asexual en el cultivo es aquella en que no participa la semilla, consiste en seleccionar uno o varios árboles con buenas características de producción, sanidad, arquitectura, calidad de fruto y semilla, para reproducirlas a partir de partes vegetativas (yema, brote o rama) que presenten la facilidad de formar raíces y tallos, para crear una nueva planta, garantizando uniformidad genética (Enríquez, Paredes, 1989).

Hay 2 tipos de propagación vegetativa[1]. Uno consiste en unir partes de dos árboles para formar un árbol nuevo. Un árbol aporta la copa y el otro aporta la raíz. Ese es el caso de los injertos. El segundo consiste en tomar una parte de un árbol y a partir de ella hacer una copia del árbol original, como hacemos con la yuca. Cada estaca de yuca produce la raíz y la copa de la nueva planta. El cacao también se puede reproducir por estacas y de otras formas.

El método de los injertos de plantas puede realizarse en el campo y en vivero. Pero se recomienda hacerlas en el vivero. Porque así se pueden usar plantitas muy jóvenes y eso permite acomodar muchas plantas en poco espacio, y esto baja los costos de mano de obra. Además en el vivero hay menos peligro de que los animales o el mal clima dañen las plantas. Y se puede controlar la cantidad de sombra y agua que reciben.

En cuanto al sistema de injerto en campo y en vivero, se presentan dos grandes dificultades para las regiones que cuentan con condiciones agroecológicas excelentes para el desarrollo del cultivo de cacao. La primera está dada por el hecho de encontrarse a gran distancia de los centros tecnificados de producción de cacao, los cuales suministran las varetas porta-yemas; la segunda dificultad se presenta al tener que contratar personal especializado en injertos de otras zonas cacaoteras. Para superar este problema, el programa debe capacitar a los agricultores y las mejores para este trabajo de injertos son las mujeres.

Si en Gunayala vamos a desarrollar el sistema de clonación por injerto de yemas, también conocida como “injertación de parche”; igual sea en áreas planas o laderas, lo importante es que se injerten plantas de buen anclaje, lo cual se logra gracias a la raíz pivotante del patrón o porta injerto la cual evita el volcamiento por acción de los vientos.

Lo que se trata es de crear un material (planta específica) que tenga una buena producción y tolerancia a las enfermedades de escoba de bruja y monilia. Con ello y con buenas labores de campo (podas y controles fitosanitarios), el agricultor asegura el rendimiento de sus cultivos.

No sabemos qué decisión se ha tomado respecto al proyecto de siagwa con CocoaWell, sobre si se va establecer un jardín clonal que podía ser de 0.5 has. en un nainu o el plan original se cambió; ya que las fuentes dicen que en Uggubseni, los agricultores han limpiado sus nainus y van establecer las plantaciones de siagwa (sin injertar), producto que se proveerá del vivero establecido en la misma comunidad.

La importancia de los jardines clonales es servir de fuente de material vegetativo promisorio para otros agricultores interesados a nivel comarcal, aparte de otros puntos que figuran en el convenio con CocoaWell.

El proyecto[2] estima el establecimiento de un vivero clonal para producir 7,500 plantones de siagwa orgánico en la comunidad de Uggubseni, de donde se distribuirían hacia otras comunidades beneficiarias de la Comarca Gunayala. Por el momento hay menos plantones en el vivero (3,500 plantones)[3], para ser injertadas o clonadas.

MANEJO DE ENFERMADADES E INSECTOS

La producción de siagwa depende en gran medida de su mantenimiento que le den los agricultores, porque pareciera que esta actividad de mantenimiento es poco usual en las actividades de los agricultores jóvenes dules. Es decir, sembramos, lo dejamos crecer para esperar cosechar. Hay una forma tradicional de mantener los arvenses (malezas) a una altura para “esconder” el cultivo de insectos y enfermedades, cuentan nuestros agricultores con mucha experiencia, porque contribuye al beneficio agroecológico como hospedera de enemigos naturales (Castillo y Beer, 1983; Blanco y Leyva, 2007). Pero esta práctica ya poco se da, cuando los arvenses superan los cultivos es cuando se limpian los nainus.

El factor más limitante de la producción de siagwa es la presencia de enfermedades, entre las cuales se destaca la monilia y la escoba de bruja en Gunayala, y la mazorca negra, entre otras.

Asociados al siagwa encontramos una gran variedad de insectos, entre los que sobresalen los órdenes Coleóptera, Homóptera, y Lepidóptera (García, 1997), cabe resaltar que no todos son dañinos, además encontramos una serie de enfermedades que afectan al siagwa entre las más conocidas están la moniliasis, la escoba de bruja y la fitoftora, como se viene destacando.

En el desarrollo del siagwa es muy importante el control de las plagas y enfermedades desde el vivero y durante toda la vida productiva del cultivo, ya que estas pueden aparecer en cualquier momento y ocasionar daños considerables, en las tablas 1 y 2 se mencionan los principales agentes causantes de problemas fitosanitarios en el siagwa y la forma de controlarlos con métodos culturales, biológicos y físicos.

Moniliasis
(Moniliophthora roreri)
 
Monilia en diferentes grados de severidad
Se sabe que el centro de origen de este patógeno está en la región nororiental de Colombia, capaz de afectar especies de los géneros Herrania[4] y Theobroma.

El agente causal de la moniliasis fue inicialmente llamado Monilia roreri y clasificado dentro del filum Ascomicota, describiéndolo como un hongo anamórfico debido a la aparente ausencia de un estado meiótico o de estructuras sexuales y sus similitudes morfológicas con otros fitopatógenos del género (Evans et al., 2003, citado por Suárez, Hernández, 2010),). Sin embargo, estudios de microscopia electrónica, encontraron la presencia de septo doliporo (característico de hongos homobasidiomicetos) y un evento único de esporogénesis basipetal, resultado que motivó la creación del nuevo género Moniliophthora (Evans et al., 2003; Griffith et al., 2003, citado por Suárez, Hernández, 2010).

La Moniliasis es causada por el hongo Moniliophthora roreri. Los primeros síntomas aparecen entre los 15 y los 30 días después de infectarse el fruto. Es una enfermedad que ataca el fruto del siagwa, se caracteriza por la presencia en las mazorcas afectadas en la aparición de puntos verdes oscuros que se tornan luego en manchas cafés de color oscuro y borde irregular, que se cubren inicialmente de una estructura algodonosa blanca que luego se vuelve grisácea, desprendiéndose en forma de polvo. En frutos jóvenes se observan jibas o tumores antes de aparecer las manchas de color chocolate y una madurez prematura[5] (Garcia, 1997; Suárez, Hernández, 2010; Trujillo, 2014).

Tabla 1. Tipos de controles para la Moniliasis
ENFERMEDAD
CULTURAL
FÍSICO
GENÉTICO
BIOLÓGICO
Moniliasis (Moniliophthora sp.)

Reducir la humedad en el lote, realizando los drenajes que sean necesarios, podas, regulación de sombrío, cosechar en forma oportuna, controlar la altura del árbol.

Remoción de mazorcas enfermas a intervalos de 8 días al inicio de lluvias/floración y luego, en época más seca, pasar cada 15 días.

Uso de clones con tolerancia a la moniliasis

Biocontroladores: Trichoderma sp. Clonostachys rosea T. harzianum, Bacillus subtilis. B. mycoides. B. megaterium

Empleo de hongos benéficos que regulan la incidencia de la enfermedad.
Fuente: Adaptado de FEDECACAO, 2004a

Otras alternativas de control cultural para la monilia (FEDECACAO, 2004a):
  • Remoción semanal de todos los frutos enfermos antes de su esporulación.
  • Podar rutinariamente los árboles de sombrío.
  •  Poda del cacaotal en las épocas indicadas y eliminación de plumillas y ramillas frecuentemente.
  • Disminución de la altura de los árboles de cacao, rehabilitación o renovación de ellos cuando sea necesario.
  • Tratamiento de los residuos de cosecha.
  • Aspersión de las pilas o montones de cáscaras mazorcas enfermas con urea al 10% o cal, para acelerar la descomposición y la muerte de las esporas de Monilia.
  • Control oportuno de las arvenses.
  • Fertilización (abonos orgánicos) del cacaotal de acuerdo a un plan de nutrición.
  • Reducción de la humedad mediante la construcción y mantenimiento de drenajes.

Escoba de bruja
(Moniliophthora perniciosa (Stahel) Aime y Phillips-Mora)


Moniliphthora perniciosa (Stahel) Aime y Phillips-Mora es el agente causal de una de las tres principales enfermedades del cultivo de cacao en Latinoamérica, denominada escoba. Este hongo fue inicialmente descrito como Marasmius perniciosus Stahel, pero en 1942 Singer lo reclasificó en el género Crinipellis, especie C. perniciosa (Stahel) Singer. Éste se conoció bajo el nombre de C. perniciosa hasta el 2005, cuando Aime y Phillips-Mora (2005) demostraron, mediante el uso de la secuenciación de ADN, que este hongo se encuentra muy relacionado con Moniliophthora roreri, agente causal de la moniliasis. Estas dos especies forman actualmente un linaje separado de Marasmiaceae que incluye varios miembros de Crinipellis sección Iopodinae, la cual compromete formalmente individuos con pigmentación rosa/púrpura de los miembros del género Crinipellis (Meinhardt et al., 2008, citado por Suárez, Hernández, 2010).

Estudio realizados (Garcia, 1997; Trujillo, 2014), señalan que la escoba de bruja es causada por el hongo Moniliophthora perniciosa; y como síntomas previos se encuentra el crecimiento de yemas axilares en las ramas y brotes vegetativos atrofiados, agrietamientos de hojas nuevas y de chupones. La escoba de bruja es una enfermedad fungosa que se caracteriza por la deformación de los órganos de crecimiento activos de la planta(ramas, cojines florales y frutos), el cual afecta el desarrollo de los frutos del siagwa, produciendo formas irregulares y con deficiencias en tamaño y forma, en los cojines florales se observan abultamientos de las flores de color amarillo que más tarde se vuelven negras, en los frutos jóvenes aparecen pelotas o tumores, en los frutos adultos se observan manchas negras duras y brillantes[6].

Tabla 2. Tipos de controles para la Escoba de Bruja[7]
ENFERMEDAD
CULTURAL
FISICO
GENETICO
BIOLOGICO
Escoba de bruja (Moniliophthora perniciosa (Stahel) Aime y Phillips-Mora)
Realizar las podas antes de iniciar la época de lluvias, regular la sombra y controlar las ARVENSES.

Reducir y mantener la altura de las plantas a un límite de 3.5 metros.


Cortar las escobas por lo menos 2 veces al año junto con la poda y antes de que las escobas alcancen las 17 semanas.

Durante y después de las podas realizar revisión y remoción de tejidos enfermos o escobas y frutos.
Utilización de clones tolerantes a la escoba de bruja

Se encuentran materiales resistentes a la enfermedad.
Aplicación de biocontroladores: T. harzianum, Arthrobacter sp.

Se han encontrado hongos asociados a cacao, en diferentes tejidos de la planta de cacao.
Fuente: Adaptado de FEDECACAO, 2004b

Cuando la escoba se seca y luego se presentan condiciones de humedad, aparecen unas estructuras parecidas a pequeños paraguas que son las encargadas de producir las esporas.

Otras medidas culturales para la Escoba de Bruja (FEDECACAO, 2004b):
  • Utilizar clones de material tolerante.
  • Revisar las cacaoteras con frecuencia, especialmente los lotes que se encuentran localizados en las partes más húmedas.
  • Evitar introducir o transportar material infectado al cultivo o a otras zonas.
  • Realizar podas, regulación de sombrío y drenajes, a tiempo con el fin de disminuir la humedad, permitiendo la aireación y la entrada de luz al cultivo.
  • Cosechar los frutos u órganos afectados por diferentes disturbios, evitando formación de paragüitas.
  • Realizar las podas antes de iniciar las épocas de lluvias.
  • Mantener la altura del árbol que no supere los 4 metros.
  • Corte de las escobas aprovechando las podas. Las escobas vegetativas deben cortarse unos 10 centímetros por debajo del sitio de donde se desprenden y los de cojín floral deben ser extirpadas, junto con el cojín.
  • Eliminar los árboles más afectados y renovarlos por chupón basal e injertando posteriormente. En árboles muy afectados es necesario cortar ramas completas, dentro de un proceso de rehabilitación.
  • Si hay presencia en semilleros, elimine los árboles afectados.

PROPIEDADES DEL SIAGWA

Se han realizados estudios sobre las propiedades benéficas del siagwa en la salud humana (Negaresh y Marín, 2013; Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013). El pueblo dule ha demostrado cuán importante es consumir siagwa para mantener la salud (Hollenberg, et al. 1997) y sufren menos infarto, enfermedades al corazón, cáncer y diabetes (Bayard, Chamorro, Motta, Hollenberg, 2007; Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013) y espiritualidad (IIDKY, 2005).

Hay mucha literatura y la mayoría podrán encontrarlo en internet (se los recomiendo), sobre las propiedades o beneficios a la salud que ofrece consumir siagwa. Algunos de estos beneficios serían:

Siagwa, es un alimento rico en minerales, vitaminas y fibra. Consumirlo en semilla, polvo o chocolate puro nos aportará numerosos beneficios para la salud y además podremos disfrutar de su delicioso sabor.

Primeramente conviene diferenciar el siagwa del chocolate, que puede contener un mayor o menor porcentaje de siagwa. Cuanto más siagwa contenga, más disfrutaremos de sus propiedades saludables o nutritivas, ya que contiene magnesio, vitamina B1, ácido fólico, fósforo y potasio.

Cabe resaltar que los diversos granos de los clones de siagwa tienen actividad antioxidante muy superior a la gran mayoría de las frutas y hortalizas (Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013). Resulta que es más antioxidante que el té verde. Los antioxidantes ayudan a prevenir el envejecimiento y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cáncer (Negaresh y Marín, 2013).

Siagwa es una de las principales fuentes de polifenoles, compuestos se encuentran relacionados con la actividad antioxidante (Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013). Disminuye la presión sanguínea debido a los polifenoles que previenen la arterosclerosis, una enfermedad que engrasa los vasos del organismo y afecta a diferentes órganos y, además, reduce el colesterol gracias a los fitoesteroles vegetales que posee.

Los polifenoles en el cacao son los del grupo de flavonoides, como las catequinas (37%), antocianinas (4%) y procianidinas (58%). Farmacológicamente, los flavonoides, se destacan por su baja toxicidad y elevada acción antioxidante. Por estas propiedades, el cacao está vinculado con la prevención del estrés oxidativo, desequilibrio biológico y alteración de la función celular originada por enfermedades degenerativas como la aterosclerosis, cardiopatías, enfermedades neurológicas (depresión, preocupaciones), asma, dolores musculares, diabetes y cáncer (Siels et al. 2005, citado por Negaresh y Marín, 2013; Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013).

La mujer dule, desde antaño viene usando la manteca de siagwa para la belleza. La manteca, que se obtiene de su semilla, resulta ideal para problemas cutáneos como piel y labios resecos y agrietados, estrías y para el cabello dañado.

Según los estudios especializados (Zapata Bustamante, Tamayo Tenorio, Rojano, 2013), existe un componente del cacao, que se conoce como la teobromina, y que reduce en gran medida la actividad general del nervio vago. Esta sería la parte del cerebro vinculada con la aparición de los ataques de tos.

El cacao también facilita el proceso intestinal, ya que contiene aproximadamente un 6% de fibra dietética, que se diluye en función de sus otros ingredientes. Esto resulta beneficioso para promover un funcionamiento correcto en el movimiento intestinal y combatir el estreñimiento.

Debido a que el cacao tiene la habilidad de mejorar la circulación y el flujo de la sangre que llega al cerebro, algunas investigaciones tienen la hipótesis de que también podría aumentar la circulación en la retina mejorando de esta manera la visión general.

También es importante destacar que el cacao es estimulante, aunque menos que el café, por lo que no conviene abusar y deberemos tenerlo en cuenta en personas con nerviosismo, insomnio, entre otros. y en niños, especialmente los que sufran de nerviosismo o hiperactividad.

En función a lo anteriormente expuesto, sabemos que en el cacao se encuentra una amplia gama de componentes bioactivos, los cuales, no han sido estudiados ni analizados en profundidad, desconociéndose su real potencialidad (Kalvatchev, Garzaro, Guerra, 1998; Negaresh y Marín, 2013)

REFERENCIAS

Aime M, Phillips-Mora W. 2005. The causal agents of witches broom and frosty pod rot of Cacao (chocolate, Theobroma cacao) form a new linage of Marasmiaceae. Mycología 97:1012-1022.

Bayard V, Chamorro F, Motta J, Hollenberg NK., 2007. Does Flavonol Intake Influence Mortality from Nitric Oxide-Dependent Processes? Ischemic Heart Disease, Stroke, Diabetes Mellitus, and Cancer in Panama. Int J Med Sci 2007; 4:53-58.

Blanco, Y. y Leyva, Á., 2007. LAS ARVENSES EN EL AGROECOSISTEMA Y SUS BENEFICIOS AGROECOLÓGICOS COMO HOSPEDERAS DE ENEMIGOS NATURALES. En: Cultivos Tropicales, 2007, vol. 28, no. 2, p. 21-28

Castillo, G. y Beer, J., 1983. Utilización del bosque y de sistemas agroforestales en la Región de Gardi, Kuna Yala (San Blas, Panamá). Universidad de las Naciones Unidas, Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (UNU/CATIE), Turrialba, Costa Rica. 55 p. + Anexos

Castillo, G., 2013a. EL CULTIVO DE SIA (CACAO) BAJO SISTEMA DE NAINU. CENDAH, Panamá. 10 p.

Castillo, G., 2013b. "SUR SIA" (CACAO DE MONO): UN CULTIVO QUE ESPERA SER PRODUCIDO. CENDAH, Panamá. 3 p.

Enríquez, G., Paredes, A., 1989. El cultivo de cacao. 3ª. Reimpresión, de la 2ª. Edición, San José, C.R: Editorial EUNED. 64 p. (Serie Cultivos Mayores, No. 4)

FEDERACION NACIONAL DE CACAOTEROS, 2004a. Moniliasis en el cacao. Bogotá D.C. la federación. 2004. 3 p.

FEDERACIÓN NACIONAL DE CACAOTEROS, 2004b. Capacitación a pequeños cultivadores de cacao en el manejo agronómico aplicando agricultura orgánica.

GARCÍA, C., 1997. Cacao (Theobroma cacao L.). Universidad Nacional de Colombia sede Palmira. Palmira (Valle), Colombia. 375 p.

Hollenberg NK, et al., 1997. Aging, acculturation, salt intake, and hypertension in the Kuna of Panama. Hypertension 1997; 29:171-6.

Instituto de Investigaciones Koskun Kalu del CGCG, 2005.     Sia Igar Gialed. Versión en lenguaje común. Universidad de Texas y Salus Mundi. Panamá. 40 p.

Kalvatchev, Z., Garzaro, D., Guerra Cedezo, F., 1998. THEOBROMA CACAO L.: Un nuevo enfoque para nutrición y salud. En: AGROALIMENTARIA, No. 6, junio de 1998. pp. 23-25

Panamá América, 2015. Producción de cacao podría impulsar las exportaciones. Economía. Sábado 6 de junio, Panamá. p. 8.

Negaresh, S. y Marín, I., 2013. El cacao y la salud humana: propiedades antioxidantes del cacao nicaragüense y productos alimenticios comercializados. En: Agroforestería en Las Américas N° 49, 2013. pp. 93-98

Somarriba, E., et al.,  2010. Injertos y otras técnicas de propagación del cacao. 1ª. Edición, Turrialba, C.R.: CATIE. 48 p. (Serie Materiales de extensión / CATIE; no. 4)

Suárez, Y. J., Hernández, F. A., 2010. Manejo de las Enfermedades del Cacao (Theobroma cacao L) en Colombia con énfasis en Monilia (Moniliohthora roreri). Colombia. Corpoica. 90 p.

Trujillo, O. B., 2014. ESTUDIO AGRONÓMICO DE LAS ENFERMEDADES ESCOBA DE BRUJA (Crinipellis perniciosa) Y MONILIASIS (Moniliophthora roreri) EN EL CULTIVO DE CACAO (Theobroma cacao) EN EL DEPARTAMENTO DEL HUILA. UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA, ESCUELA DE CIENCIAS AGRICOLAS, PECUARIAS Y DEL MEDIO AMBIENTE, PROGRAMA DE AGRONOMÍA, LA PLATA HUILA. 68 p. (Trabajo presentado como proyecto de grado para obtener el título de Agrónomo)

Zapata Bustamante, S., Tamayo Tenorio, A., Rojano, B. A., 2013. Efecto de la fermentación sobre la actividad antioxidante de diferentes clones de cacao colombiano. Revista Cubana de Plantas Medicinales. 2013; 18 (3):391-404

__________

*Apoptosis es una destrucción o muerte celular programada provocada por ella misma, con el fin de autocontrolar su desarrollo y crecimiento, está desencadenada por señales celulares controladas genéticamente.



[1] Tomado de Somarriba et al., 2010. Injertos y otras técnicas de propagación del cacao
[2] “Establecimiento de viveros clonales de cacao orgánico en la comunidad de Uggubseni (Playón Chico)”. http://www.gunayala.org.pa/Proyectos_ejecucion.htm
[3] Domingo Díaz, comunicación personal. Agligandi, 31 de mayo de 2015
[4] De la familia Sur Sia (cacao de mono)
[5] Moniliasis del cacao. Tomado de www.idiaf.org.do. República Dominicana. Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales. Consultado 13 de mayo de 2009
[6] La Escoba de Bruja del Cacao: una amenaza para los productores de cacao. República Dominicana. Instituto Dominicano de Investigaciones Agropecuarias y Forestales. Tomado de www.idiaf.org.do. Consultado el 13 de mayo de 2009.
[7] No se recomienda el uso de fungicidas sistémicos, debido a la existencia de microorganismo nativos que ejercen control natural.

1 comentario: